jueves, 19 de enero de 2017

Trump quería el yate mas grande y hermoso del mundo, y lo mandó diseñar en Bilbao



“Obvio”, diría “uno de Bilbao”. “Si alguien quiere lo más hermoso y elegante del mundo, debe venir a buscarlo a la capital del mundo“.


 Pero obviando la posible opinión que de su ciudad tienen los que se consideran los habitantes de la “capital del mundo”, no deja de ser significativo que el presidente electo Donald Trump, cuando se planteó construir el más hermoso y mayor yate del mundo, se dirigiese a una compañía de diseño naval de Bilbao. Bueno, en realidad de Getxo.


Esta historia entre el magnate norteamericano y los diseñadores de buques vascos se produjo en 1992 y nos la cuentan desde la web argentina Santa Fe Digital.


Oliver Desing fue la empresa encargada de este proyecto de un barco, de 128 metros de eslora, esa envergadura de un crucero de 400 pasajeros, que costó (el diseño) la friolera de 16 millones de pesetas de la época.


 Lo que son unos 100.000 euros al cambio oficial, y posiblemente más de 200.000 euros aplicando la evolución de la inflación.





Carta del encargo a Jaime Oliver (Source: Oliver Design)
Carta del encargo a Jaime Oliver (Source: Oliver Design)


La historia que nos trae el diario argentino es realmente fascinante, incluyendo su papel para que “Los encajeros” se hayan convertido en una de las tiendas en las que los Trumps compran.


 Pero no podemos menos que referirnos, también, a la información (firmada por Raúl Villa Caro) recogida en la web de la Fundacion Exponav de El Ferrol, donde cuentan con todo detalle esta historia y el espectacular trabajo de la empresa vasca.


Y donde podemos encontrar, además, bocetos del yate y una imagen de la carta de Trump realizando el pedido y en la que pide que sea “el yate más grande y más hermoso del mundo”.


Si alguien, que como nosotros desconoce ese mundo, se pregunta cómo puede ser posible que un diseñador vasco sea el elegido para ese proyecto, les recomendamos que se den una “vuelta” por la web de estos diseñadores navales. Entonces entenderán las razones que guiaron a Donal Trump, y a otros muchos, a elegirles.






Trump encargó a una familia de Bilbao “el yate más grande del mundo”: “Llamaba a cualquier hora para discutir de minucias”


 El presidente electo de EEUU encargó a unos ingenieros navales de Bilbao "un yate de 420 pies, que no sólo sea el más grande del mundo" también "el más hermoso". Trump les invitó a su mansión de Florida en varias ocasiones y uno de ellos recuerda que "llamaba por teléfono cuando le venía bien, no distinguía el desfase de horas".





Donald Trump estuvo en Barcelona en dos ocasiones, y lo primero que le gustó de España fue el lujo de la Marbella del jet set: millonarios, actores, jeques, todo el que quería acceder a esa élite, tenía que ir a sus fiestas, comprar en sus tiendas de lujo y navegar en sus yates. Amarrado en Puerto Banús destacaba el 'Nabila', un barco que llama la atención de Trump. Su dueño era Adnan Kashogui, un multimillonario que aumentó su fortuna con el tráfico de armas.


El 'Nabila' era uno de los diez yates más grandes del mundo: 86 metros de eslora que sirvieron como escenario de rodaje para Sean Connery en 'Nunca digas nunca jamás' en 1983.


Trump pagó 29 millones de dólares para comprarlo, y ocho más en reformarlo. Sin embargo, pronto no sería suficiente para el magnate.


Jaime Oliver, ingeniero naval, explica que "el barco, socialmente, es lo que marcaba el nivel" y pese a acabarse de comprar uno, pronto se dio cuenta de que no colmaba sus expectativas, por lo que pidió que le construyeran uno.


La familia Oliver, unos ingenieros navales de Bilbao, fueron los encargados de la construcción del barco de sus sueños. En una carta decía que quería "el yate más grande y más hermoso del mundo": "Estoy interesado en construir un yate de 420 pies que no sólo sea el más grande del mundo, al mismo tiempo el más hermoso. Va a ser un tributo a todas las personas involucradas en este proyecto, incluido su país, España".


Jaime y su hijo Íñigo Oliver conocieron a Trump en una exposición de yates en Florida. Jaime destaca de él que era "una persona maja, elegante, sonriente, simpática y muy educada". Íñigo dice que su relación pasó de ser profesional a amistosa: "Llegamos a hablar de detalles muy íntimos, de si compartía el lavabo con su mujer, de si el colchón junto o separado...".


Trump quería discutir con ellos cada detalle del yate. Padre e hijo viajaron varias veces a Nueva York, les llamaba constantemente y les invitó a su mansión en Florida. Jaime recuerda que "llamaba por teléfono cuando le venía bien, no distinguía el desfase de horas", a lo que Íñigo apunta que "las llamadas en vez de ser para un tema importante, eran para minucias, pero que para él eran importantes, se preocupaba a lo mejor del tamaño de la ducha".


Afianzaron una relación tan estrecha que Trump les invitó al bautizo de su hija Tiffany, a quien regalaron un faldón de 'Los Encajeros', una tienda en la que, desde entonces, los Trump han seguido comprando.


El diseño del barco, de 128 metros de eslora, fascinó a Trump. Íñigo recuerda que un barco de esa envergadura es como un hotel flotante que hoy en día podría ser un crucero de 400 pasajeros.


Sólo el diseño costó 16 millones de pesetas en el año 1992, pero Trump no llegó a construirlo. "Es un hombre de impulsos, tan pronto quiere construirse el barco más grande del mundo como que de repente construye un casino y quiebra y tiene que levantarse de la nada. Creo que fue un momento de transición", indica Íñigo, quien recuerda que poco después de decir que no hacía el yate, se compró el avión privado más grande mundo.

  

https://aboutbasquecountry.eus/2017/01/18/trump-queria-el-yate-mas-grande-y-hermoso-del-mundo-y-lo-mando-disenar-en-bilbao/
 
 
 

domingo, 15 de enero de 2017

BBC explica la enorme influencia del Guggenheim Bilbao en la ciudad y en todo el país


 
La web de BBC Arts recoge un articulo de uno de sus periodistas, William Cook, en el que se analiza la influencia del Museo Guggenheim Bilbao (MGB) en la realidad de Bilbao y de todo el país.


Tenemos que reconocer que nos ha gustado mucho, porque se aleja de la imagen que la mayoría de los medios proyectan acerca del “efecto Bilbao“, que se limita a dar la impresión de que incorporar un “edificio icónico” a la trama urbana (a ser posible, muy caro) es capaz de producir un milagro económico y de proyección internacional.


Acabamos de hablar en nuestro blog de la inauguración en Hamburgo de un nuevo edificio: la Filarmónica del ElbaInaugurado con casi 7 años de retraso y con un presupuesto final 10 veces superior al previsto inicialmente. Los responsables de turismo de la ciudad alemana, afirmaban en la información que recogíamos, que esperaban que este proyecto tuviese un efecto similar en Hamburgo al que el MGB ha tenido en la ciudad vasca.


Sería bueno que leyesen este artículo de William Cook, para entender que el innegable (y extraordinario) efecto de proyección global del museo vasco, sólo puede entenderse dentro de un plan mucho más amplio, e inmensamente ambicioso, que ha permitido que Bilbao, su area metropolitana y toda la Comunidad Autónoma Vasca hayan cambiado, a mejor, de una forma radical en los últimos 40 años.


Juan Ignacio Vidarte, director del museo y uno de los artífices de su existencia, lo explica muy bien.


Es importante tener en cuenta, cuando se estudia lo ocurrido, que los 130 millones  que costó el edificio y su primera colección permanente (acabado en plazo y presupuesto), es parte de un proyecto que lleva ya invertidos en el Bilbao Metropolitano más de 7.500 millones de euros. Un profundo proyecto de transformación urbana, social y económica que se ha convertido, como decimos muchas veces, en un “caso de estudio” a nivel internacional.


Si no se entiende esto, es imposible explicar lo ocurrido. Por suerte, en la BBC han contado las cosas como han sido. Incluyendo la dura oposición política, social, e intelectual que hubo al proyecto (aunque nadie se quiera reconocer ahora como parte de aquel “grupo  opositor”).


Lo mismo que hubo una gran oposición a la construcción de Metro Bilbao o del Puerto Exterior. Lo mismo que se aseguraba que el dinero invertido en el sistema de Saneamiento Integral del Bilbao Metropolitano era un derroche injustificado que no iba a servir para nada.


Eso sí, parece que algunos no aprenden y se empeñan en formar parte de la oposición a todo lo que se se pone en marcha. Puede que alguna vez acierten, es cuestión de estadística, y entonces por fin, por una vez, podrán decir aquello de “ya lo decía yo”. Aunque, de mientras, y por decenios, sólo han ayudado a entorpecer la marcha de nuestra sociedad.

BBC Arts – 12/1/2017 – Gran Bretaña

The Bilbao effect: How 20 years of Gehry’s Guggenheim transformed the city

Standing outside the Guggenheim Museum in Bilbao, looking out across the waterfront, it is hard to believe that twenty years ago this was a post-industrial wasteland. Bilbao was built on steel and shipbuilding, but by the 1980s those old industries were dying. This gritty Basque city had to find a new direction. It reinvented itself as a hi-tech hub, and the centerpiece of this regeneration wasn’t a new factory but a brand new art gallery.

(Sigue) (Traducción automática)
 
 https://aboutbasquecountry.eus/2017/01/13/bbc-explica-la-enorme-influencia-del-guggenheim-bilbao-en-la-ciudad-y-en-todo-el-pais/
 

sábado, 14 de enero de 2017

“Solidaridad con Cuba: medios de comunicación y redes sociales”

 
 
XIV Encuentro Estatal de Solidaridad con Cuba: Bilbao, 9 al 11 de junio de 2017, Sala Bilborock (Muelle La Merced, 1. 48003 Bilbao) Organiza: Euskadi-Cuba.
 

Bilbao acogerá, los días 9, 10 y 11 de junio de 2017, el XIV Encuentro de Solidaridad con Cuba del Estado español, organizado por la asociación Euskadi-Cuba, bajo el lema “Solidaridad con Cuba: medios de comunicación y redes sociales”.

Este XIV Encuentro, que reunirá a organizaciones y personas solidarias con la Revolución cubana, tendrá como temática central el trabajo de medios de comunicación del Movimiento de Solidaridad con Cuba (MSC), para combatir tanto la manipulación mediática contra la Isla, como el silencio informativo impuesto al MSC.

Este Encuentro quiere ser esencialmente participativo. En él se debatirá y aprobará el “Plan de Medios de Comunicación del MSC”, cuya propuesta inicial –fruto de un proceso de discusión de 9 asociaciones durante el año 2016- será enviada a colectivos y personas inscritas meses antes del Encuentro.

Este Plan de Medios y el resto de acuerdos servirán para mejorar la coordinación e incidencia del trabajo de solidaridad con Cuba, en el marco histórico decisivo que vive la Isla, inserta en un proceso de transformación de su modelo socialista y en un complejo momento de las relaciones internacionales.

En este XIV Encuentro, el Movimiento de Solidaridad dará un nuevo Sí por Cuba, apoyando su agenda de reclamaciones históricas a EEUU: la abolición definitiva del bloqueo económico, financiero y comercial y la indemnización por sus daños humanos y materiales, la devolución del territorio ilegalmente ocupado en Guantánamo, y el cese de la financiación millonaria de los programas de injerencia, guerra mediática y desestabilización política en la Isla.

Este XIV Encuentro, además, homenajeará al Che Guevara al cumplirse 50 años de su asesinato, y celebrará los 10 años de la creación de Cubainformación TV, plataforma audiovisual digital del Movimiento de Solidaridad.

¡Te animamos a que participes! Fidel, presente.
 
 
 

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Castellanos y leoneses por España. Bilbao

 


 Castellanos y leoneses por España. Bilbao



*

 Castellanos y leoneses por España Bilbao





martes, 13 de diciembre de 2016

ILUSIONES EN EL AIRE


Tiene ochenta y siete años, los achaques de la edad, y está combaleciente en un hospital. Tasio sabe que pronto vendrá la enfermera a tomarle la tensión y la recibe como siempre, con una sonrisa.




- Buenos días abuelo, ¿qué tal ha descansado?



- Bién, mejor que estos días atrás. ¿Sábes?, hoy va a ser un día especial, viene mi nieto a visitarme y quiero darle una sorpresa.


- ¿Quién, Iker?
- Si, Iker.
- Pero... ¿no vino hace hace poco?




- Así es, quería ver el último partido del Athlétic en su despedida del viejo San Mames; por eso le dejé el carné de socio. Hoy viene a traérmelo.



Después de desayunar y asearse, Tasio se sienta al lado de la ventana de un edificio que conoce muy bien, y que le trae viejos recuerdos de su pasado y niñez.



Tenía tan sólo doce años cuando se encargaba (junto a su padre), del palomar del caserío Pantóa en Lezama; Tasio cuidaba y mimaba las palomas como si le fuese la vida en ello. Su padre, que le había transmitido el espíritu del Athlétic en su interior decía que así debía ser; porque en aquellos años, cada vez que en el campo de San Mamés se metía un gol, las palomas mensajeras se encargaban de llevar noticias al hospital de Santa Marina. 



Por aquel entonces, el Athlétic se comía con patatas a casi todos los rivales y la euforia desatada en el hospital era de tal magnitud, que los médicos decían que no había mejor medicina para los pacientes.


Tasio, que deja volar su mente mientras observa el paisaje, se ve a sí mismo de chaval cogiendo el tren de Lezama y llevando las jaulas a San Mamés antes de empezar el partido; después, su palomo preferido (caspita) se encarga de anunciar el primer gol del Athlétic y el resultado final. 



Aún recuerda los tragos con la bota de vino de los aficionados devorando el bocadillo de tortilla y su deseo de hacerse mayor para compartir ese instante. Su padre siempre se manchaba la camisa; después, en el caserío, aparte de fútbol había toros del rapapolvo que le echaba la madre por llevar la ropa sucia. Con el paso de los años las aves desaparecieron. La radio hizo posible que no fuesen necesarias para anunciar la buena nueva. 


Abstraído en sus pensamientos, Tasio no se da cuenta que Iker ha llegado hasta que el muchacho coloca una mano sobre su hombro. Antes de que pueda reaccionar, dos besos y un abrazo transportan el agradecimiento de su nieto por haberle dado la oportunidad de respirar el ambiente del último partido en La Catedral; después, cuando el chaval le da el carné Tasio le dice mientras guiña un ojo:
- ¡Es tuyo, y cuídalo!, porque tu padre ha pretendido hacerse con él sin conseguirlo jamás.



El catorce de noviembre de dos mil trece, a Tasio Basterretxea se le acabaron las pilas. Ese día no había palomas sobrevolando desde San Mamés hasta Santa Marina; pero más arriba, al lado del cielo, un león está sentado a la vera de San Mamés. Los dos esperan la llegada de Tasio para entregarle una camiseta del Athétic... rojiblanca.



Dionisio López Ramos







lunes, 12 de diciembre de 2016

El puente de Deusto de Bilbao, que cumple 80 años, debe mantener su apertura

El Puente de Deusto. Portada de la publicación de 1997.

 El Puente de Deusto. Portada de la publicación de 1997.

 
Hoy, día 12 de diciembre de 2016 se cumplen 80 años de la entrega por parte de las empresas constructoras al Ayuntamiento de Bilbao del puente de Deusto. Desde la Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública siempre mantuvimos ante las autoridades municipales la necesidad de mantener en funcionamiento su maquinaria de modo que continuara siendo posible la apertura de sus hojas en días señalados.


El puente posee un elevado valor patrimonial y simbólico para la villa y el mantenimiento de su apertura constituye un testimonio del pasado industrial y portuario que consideramos debe mantenerse (una vez sellado el puente del Ayuntamiento) en el presente y transmitirse a las generaciones futuras.


 Lamentablemente, sin que haya mediado una explicación, el puente, desde hace unos años, ha dejado de mostrar a la ciudadanía de Bilbao -y a quienes nos visitan- el grandioso espectáculo de la elevación de sus hojas para permitir el transito fluvial y rememorar el tiempo, no tan lejano, en que los buques de la naviera Pinillos aún atracaban en los muelles de Abandoibarra.


Hemos querido rememorar la efemérides e insistir en la necesidad de la recuperación de la funcionalidad del puente de Deusto, recogiendo algunos párrafos que la historiadora y miembro de AVPIOP-IOHLEE Marta Zabala Llanos escribió en la publicación Patrimonio Industrial en el País Vasco (páginas 594 y siguientes del Tomo I) coordinada por AVPIOP-IOHLEE y editada en 2012 por el Departamento de Cultura del Gobierno Vasco.


 Unos años antes, en 1997, la Diputación Foral de Bizkaia, en la colección Patrimonio Industrial de Bizkaia, había publicado El puente de Deusto / Deustuko zubia / Deusto Bridge, escrito por las historiadoras Maite Ibañez, Mª. José Torrecilla y Marta Zabala.


 El alcalde de Bilbao, Ernesto Ercoreca coloca en 1932 la primera piedra del Puente de Deusto (Foto Archivo Txema Luzuriaga, tomada de la publicación “El Puente de Deusto”)


Los puentes de Deusto y del Ayuntamiento son dos hitos de este proceso. Inaugurados en fechas próximas en el tiempo, ambos presentan, además, un notable paralelismo en su forma, autoría y características técnicas, e ilustran con elocuencia cómo la instalación de puentes en la ría se ha visto mediatizada siempre por dos variables: la expansión urbanística y comercial de la villa y el enclave y carácter de su tráfico portuario.


 Este segundo hecho, precisamente, ha condicionado en todo momento la elección de un tipo de paso u otro, y ha suscitado la aparición y sellado progresivos de los oportunos puentes móviles.


Ricardo Bastida entendía que era más necesaria la construcción de un puente que uniese Bilbao y Deusto, por lo que su construcción fue acometida en primer lugar. Ello pese a la oposición de gran parte de los habitantes de la villa, que deseaban poder librarse del pago que se imponía al cruzar el del «Perro chico».


 El puente y el viaducto de Deusto atravesando la ría y la vega de San Mamés (Postal, colección Joaquín Cárcamo)


 La construcción del puente de Deusto topó con numerosas dificultades, hasta el punto de que fue proyectado en 1930 y finalizado en diciembre de 1936. Su diseño elevado sobre ambas orillas, para respetar el trazado del ferrocarril a Portugalete, en la margen izquierda, y el tradicional camino de sirga en la derecha, y su trazado curvo en su ataque desde Bilbao, tuvieron parte de la culpa. Pero la Junta de Obras del Puerto, propietaria de los terrenos anejos a la ría, vislumbra posibilidades para los mismos y presenta una moción para que se redacte un nuevo proyecto.


Se trataría de cambiar la estructura de hormigón del tramo curvo por una celosía metálica, permitiendo una mejor iluminación natural de esos terrenos. Finalmente, los costosos trabajos de cimentación en las márgenes –20 m de profundidad hasta alcanzar roca en la izquierda– imponen la solución inicial, más práctica, con lo que tan sólo las hojas del puente se realizarán en metal, siendo el resto de la estructura de hormigón.


 Traslado de uno de los cajones estancos para la cimentación de las pilas. (Foto Archivo Txema Luzuriaga, tomada de la publicación “El Puente de Deusto”)
  

El proyecto fue obra de los ingenieros Ignacio Rotaeche y José Ortiz de Artiñano, siempre bajo la dirección y supervisión del arquitecto municipal. Se trata de una estructura sobreelevada, realizada en hormigón, de 500 m de longitud y 25 m de anchura. El puente en sí es una estructura metálica de 48 m de largo por 20 de ancho, repartida en dos aceras de 4 m y una calzada de 12 m.


  La estructura de hormigón, con una caseta para el control de las operaciones de ascenso y descenso de las hojas levadizas, penetra 23 m en el cauce fluvial, acogiendo y sujetando el tramo basculante, salvando de esta manera los 71 m que el Ibaizabal alcanza en este punto.



 Construcción del sistema de biela patente MAN instalado en las casas de máquinas que albergan las pilas de ambas márgenes. (Foto Archivo Txema Luzuriaga, tomada de la publicación “El Puente de Deusto”)

 En el curso de la Guerra Civil los puentes bilbaínos fueron dinamitados por los batallones de gudaris y milicianos que cubrían su retirada hacia Santoña, ante la inminente caída de Bilbao. En junio de 1937 el puente de Deusto se vio así inutilizado, estando aún en período de pruebas y abierto al tráfico provisionalmente. Reconstruido y reinaugurado en octubre de 1939, recibiría entonces el nombre de Puente del Generalísimo, denominación que mantuvo hasta 1979


 El puente de Deusto en una de sus últimas aperturas, el 1 de abril de 2007 (Foto Joaquín Cárcamo)
 

Es indudable la consideración de que es objeto el Puente Vizcaya, ubicado junto a la desembocadura de la ría, en especial tras ser designado como Patrimonio de la Humanidad, acaparando así el foco de atención que le corresponde, por solera y magisterio.


Pero ello no resta un ápice de su importancia a los dos puentes de que tratamos, Deusto y Ayuntamiento, pues en el momento de su construcción supusieron técnicamente un salto cualitativo en el buen hacer de la ingeniería de nuestro país.


 Es cierto que se inspiraron directamente en una de las ciudades que en ese momento tenía un mayor prestigio mundial en lo que a arquitectura, ingeniería y urbanismo se refiere –allí se elevaron los primeros rascacielos–, pero no lo es menos que la obra ejecutada en Bilbao, siguiendo el modelo americano, no desmerece del original.”



 El puente de Deusto visto desde Deusto en los años 40 del siglo XX. Uno de sus mejores aciertos fue la doble alineación de bellas farolas decó proyectadas por Bastida y hoy desaparecidas, excepto una. (Postal, Colección Joaquín Cárcamo)




 Otra imagen histórica del puente de Deusto. En primer término, a la izquierda, la chimenea de los Talleres de Deusto. (Postal, Colección Joaquín Cárcamo)






 

El Puente de Deusto cumple hoy 80 años


 El Puente de Deusto que diseñó Bastida continúa siendo testigo de la transformación del 'Botxo'.

 De la llegada de la Torre Iberdrola o del resurgir de Abandoibarra.


La imagen del Puente de Deusto está ligada a su novedosa ingeniería y a la historia de la ciudad. El puente con sus dos gigantescos brazos dando entrada a los buques como los de la compañía Pînillos, cumple hoy 80 años.


En la década de los años 30, el apogeo y expansión de Bilbao obligó a unir ambas márgenes de la ría, como recuerda Argile Areitio, autora de “Los puentes de la Ría de Bilbao”.


En 1936, en plena Guerra Civil, se inauguraba por el entonces alcalde, Ernesto Erkoreka..


El Puente de Deusto ha sido testigo de numerosos acontecimientos históricos.


Sobrevivió a una guerra, sufrió el cierre de los Astilleros de Euskaduna o dio la bienvenida al Guggenheim.


En los 80 saboreó la gloria de las victorias del Athletic, y en los 90 la llegada triunfante de Jose Luis de Ugarte.


 Y hasta el 2008 abrió sus brazos a los remeros Deusto e Ingenieros, siendo la última vez que lo hizo.


El puente que diseñó Bastida continúa siendo testigo de la transformación del 'Botxo'.


De la llegada de la Torre Iberdrola o del resurgir de Abandoibarra.


Cada día, miles de personas siguen cruzándolo, el Puente de Deusto se ha convertido en todo un icono de la ciudad.


 http://www.eitb.eus/es/radio/radio-euskadi/detalle/4537213/el-puente-deusto-cumple-80-anos/






jueves, 8 de diciembre de 2016

El mejor bollo del mundo


*


Sí, es una exageración. ¿Pero qué esperabas si estamos hablando de una especialidad más de Bilbao que el Athletic? Descubre de dónde viene el bollo de mantequilla, cómo se hace y por qué despierta pasiones.


Un bollo de mantequilla y un café con leche: no necesito mucho más para alcanzar la felicidad cuando voy a Bilbao.


 No sé si es la textura blandita, el olor o el punto justo de dulzura, pero hay algo en ese brioche cortado por la mitad y untado lujuriosamente con crema de mantequilla que me lleva al cielo.


Jamás me salto el sagrado ritual de comerme uno -o varios- siempre que vuelvo a la ciudad, y los recibo cual maná cuando algún familiar o amigo me los trae a Barcelona de regalo.


Supongo que tanto éxtasis obedece a que los bollos de mantequilla forman parte de mis recuerdos infantiles, y que para alguien que no es de Bilbao pueda resultar difícil comprender mi entusiasmo.


Sin embargo, me consta que más de un foráneo se ha enganchado a ellos, así que algo deben de tener más allá del valor de la memoria. Como los bilbaínos, además de fanfarrones, somos gente generosa, creo que ha llegado el momento de compartir con el resto del universo nuestro bien repostero más preciado.


Echa un ojo al vídeo y descubre a qué sabe, quién lo inventó y cómo se hace, de la mano de ilustres bilbotarras como Ana Vega Biscayenne, Sergio Álvarez, de la panadería Labeko, el chef Josean Alija o María Jesús Calvo, de la pastelería La Suiza.