jueves, 22 de septiembre de 2016

El país que se esconde tras las placas de titanio del Guggenheim

Primer día de huelga de los educadores del Guggenheim Bilbao


Primer día de huelga de los educadores del Guggenheim Bilbao EFE
 


 El Museo Guggenheim de Bilbao va a dejar en la calle a 18 de sus trabajadores. El único delito que han cometido fue convocar una huelga para acabar con la precariedad en la que viven
 
El Museo Guggenheim de Bilbao va a dejar en la calle a 18 de sus trabajadores. El único delito que han cometido fue convocar una huelga para intentar acabar con la precariedad en la que viven. El museo no se lo ha perdonado y, si nada cambia en las próximas dos semanas, el próximo 30 de septiembre será su último día en el Guggenheim.

Los 18 del Guggenheim son educadores y orientadores encargados de las visitas guiadas, talleres o programas escolares. Cobran por horas: una base salarial de 5,35 euros brutos la hora que en el mejor de los casos puede alcanzar los 12,30 euros prorrateando vacaciones y pluses. No cobran festivos ni nocturnidad, ni están contratados en sus categorías profesionales correspondientes, denuncian los trabajadores.

 Según el propio Museo –que emplea a estos trabajadores a través de una subcontrata de Manpower Group– ninguno de ellos tiene una dedicación superior al 42% de la jornada anual. Hay casos de educadores que trabajan de martes a domingo, mañana y tarde, y cuyos sueldos rondan los 700 euros al mes. El salario medio se sitúa en unos 600 euros.

 
Los educadores reclamaban un salario digno y la garantía de la subrogación de sus puestos de trabajo. 

El museo adjudica el contrato cada año y tenía previsto sacar el nuevo concurso, pero ha preferido cortar por lo sano: no habrá concurso público y el Guggenheim contratará a tres personas a jornada completa a través de una bolsa de trabajo a la que no pueden acceder los actuales trabajadores.

¿Y quién les va a dejar sin trabajo? ¿Quién gobierna el Guggenheim? Leo en la web del museo que el Comité Ejecutivo es el órgano de gobierno encargado de la gestión y administración de la Fundación del Guggenheim que dirige el museo.

Ese Comité Ejecutivo está presidido por el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, y está compuesto por políticos del Gobierno vasco y de la Diputación de Bizkaia, el alcalde de Bilbao, representantes de la Fundación Museo Solomon Guggenheim, el presidente de la BBK, el director general de la Fundación BBVA y el presidente de la Fundación Iberdrola.

 El propio museo reconocía en un comunicado que la decisión había sido consensuada con el Gobierno vasco, la Diputación de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao.

Los 18 del Guggenheim –como otros miles de trabajadores vascos– pertenecen a esa clase social llamada el 'precariado'. Superpreparados, pero explotados. 

Trabajadores temporales con contratos parciales. Sin futuro y castigados por levantar la voz. Lo que está ocurriendo en el Guggenheim es un aviso a navegantes: caerán cabezas si os atrevéis a ensuciar con vuestras protestas la brillante postal de titanio que hemos construido en Euskadi.

Probablemente no sea casualidad que esta venganza llegue después de que los trabajadores del Museo de Bellas Artes de Bilbao se lanzaran a la huelga y consiguieran mejorar sus condiciones laborales.

 La victoria del Bellas Artes amenazaba con una revuelta en las instituciones culturales del país.

El caso de los 18 del Guggenheim no es aislado. Bajo la excusa de que los trabajadores pertenecen a una empresa subcontratada, las instituciones públicas se han solido lavar las manos sobre las condiciones laborales, la precariedad y los abusos que se cometen bajo su paraguas.

 Desde que empecé en el periodismo a finales de los años 90 he escuchado siempre la misma letanía: "Lo sentimos mucho pero legalmente nosotros no podemos hacer nada", dicen los gobernantes que explotan a trabajadores por mediación de empresas subcontratadas.

Si las leyes no son justas y no permiten supuestamente a las instituciones controlar mejor a las subcontratas, ¿por qué no se cambian las leyes?

El resultado es beneficioso para todos. Los gobernantes consiguen adjudicar obras y servicios a la baja, y se vanaglorian de ello como si fueran capaces de gestionar mejor a sabiendas de que la consecuencia es tener a gente machacada.


Y las subcontratas hacen negocio y, a veces, incluso se saltan la legalidad para ahondar todavía más en la precariedad y rozar la esclavitud laboral.

Todos salen beneficiados, salvo los trabajadores que se encuentran en la base de esta pirámide de avaricia ética y económica.  

El Guggenheim es un caso más, pero no es un caso cualquiera. Es la imagen de la modernidad de este país en el que algunos llaman "altos costes salariales" a intentar tener una vida digna.

El país de los eufemismos que abrillantan las placas de titanio tras las que se esconden miles de injusticias.


miércoles, 14 de septiembre de 2016

El idioma del botxo


 
Perdonen, en qué idioma hablan?». La pregunta nos ha hizo, en agosto del 98, la camarera de un restaurante del Village de Nueva York. Las dos parejas que compartíamos viaje y mesa nos miramos sorprendidos. No recordábamos haber hablado en euskera y la chica era argentina.
 
 
 «En castellano»,le respondimos. «No -dijo ella- eso no era español, era…otra cosa».
 
 
 Y tenía razón. Recapitulando la conversación concluimos que el despiste era normal.
 
 
 «Estoy larri y no quiero mojojones» o «este vino, ni para kalimotxo» o «no seas borono y deja bote», además de los muchos 'pues' salpicados, ayudaban poco a la ubicación del idioma. A eso añadan una lista de palabras, tan gruesas como prácticas, de esas que gustamos llevar en el zurrón los del botxo. 
 
 
He viajado en el tiempo y en el espacio para recordar, si es que hacía falta, que además del castellano y el euskera tenemos otro idioma: el bilbaino. No aparece en el último sociómetro, ni falta que le hace. Existe. De hecho, guardo como un preciado tesoro, el Diccionario de la Lengua Bilbaina.
 
 
 Hace unos años, compartí con su creador, Juan Echegoyen, aperitivo en el 'Azulito'. Hablamos de lo que en Madrid creen que es txirene o que al güito, por alguna extraña razón, le otorguen significado sexual. Que al balde de agua le digan cubo y al choto, capucha. Y que si llamas trinchera a un tres cuartos impermeable o chamarra a una cazadora no te entienden más allá de Altube.
 
 
 Convenimos que el ¡aupa!, fuera de lo deportivo y según tono, sirve de ánimo o de condolencia. Pero si el giro de cabeza es ligero, conlleva indiferencia. Y así pasamos la tarde. Viendo que somos singulares en lo geográfico, lo léxico y lo ortográfico. 
 
 
Cierto que en cuestiones gastronómicas no hay región o pueblo que no tenga su propia forma de catalogar verduras, pescados o carnes. Si pides zapatero en Madrid, por ejemplo, no se imaginan que te refieras a una palometa o japuta. El zancarrón se llama morcillo. Las vainas, judías verdes y las alubias, judías rojas. Las rabas, calamares. De la antxoa y su traducción como boquerón no voy a hablar.
 
 
 Hasta en la RAE llevan empanada con el asunto. Pero lo nuestro va más allá de un mero regionalismo. Basta con recorrer 99,8 km para descubrir que, en San Sebastián, al juego del campo quemado, ojo al dato, le llaman brilé y no saben que las bicicletas llevan catalina. Explica tú ahora, por ahí fuera, lo que es el color azul Bilbao.
 
 
Por eso, los que pisamos otras tierras, nos reconocemos con un simple saludo, una palabra suelta o un taco arrastrado. Somos capaces, incluso, de ubicar a un paisano en una localidad concreta según llame al bígaro, caracolillo o magurio. 
 
 
Lo que, sumado a lo anterior, demuestra que somos un mundo. 
 
 
De ello escribieron, unas veces con sorna y otras, aunque pocos lo sepan, con evidente interés, ilustres del verbo como Cervantes o Quevedo. Por algo será. 
 
 
En fin, les dejo que voy para el botxo. Tengo con la cuadrilla una jamada del copón y luego parranda. Invita Javi, el chico viejo que deja de ser birrotxo. Tiene una potxolada de txoko, con los del otxote, en una lonja del kasko llamado 'Los Txirene'. De piscolabis hay antxoas albardadas y rabas. Luego alubias con sacramentos y helau de kukurutxu. 
 
 
Antes, unos potes. Dos rondas de txikitos y zuritos y una espuela rápida, que el pastor del Gorbea dice que va a hacer fresco. Además, el cocinillas es un peste. Absténganse los pichicomas, txotxolos y sinsorgos. 
 
 
Para los trompalaris, que pisan iturri en seguida, prohibido llegar perfumaus.
 
 
 Y el que ande kili-kolo, tranki. Tenemos porrusalda, agua de Bilbao y el teléfono del Igualatorio. Ah, y nada de katxis. De coger castaña, que sea con fuste. En fin pitxines, agur sin más. 
 
 
 
 
 
 

sábado, 3 de septiembre de 2016

El misterio del euskera El euskera, la lengua más antigua de Europa


*

El misterio del euskera   
 

El euskera, el idioma de los vascos, es la lengua viva más antigua de Europa. Esta afirmación la ratifica la mayor parte de los lingüistas, expertos e investigadores. Un idioma vivo y antiquísimo cuyo origen, hoy por hoy, aún se desconoce.


 Importantes lingüistas e historiadores defienden la creencia de que el euskera puede ser heredero directo de la lengua que hablaban, hace 15.000 años, los habitantes de las cuevas de Altamira, Ekain o Lascaux.


Su antigüedad se remonta al menos a los tiempos neolíticos, aunque hay algunas evidencias que llevan a pensar que su origen puede remontarse aún muchos años atrás. Incluso es probable que el euskera sea uno de los focos de origen del lenguaje articulado.


 
Las raíces desconocidas del euskera

Hoy en día, el euskera lo habla el 37% de la población vasca, aproximadamente un millón de “euskaldunak”, traducido literalmente como “los que hablan euskera”, que viven en los diferentes territorios vascos situados a los dos lados de los montes Pirineos.


 Precisamenteen esta zona geográfica es dónde se encuentran gran parte de los yacimientos paleolíticos más relevantes y dónde se concentra la mayor parte del arte rupestre del continente. Además coincide con el área geográfica de mayor concentración humana de Europa Occidental durante el periodo glaciar, lo que sería significativo a la hora de remontarse a las raíces lingüísticas europeas.


Theo Venneman, un reconocido lingüista de la Universidad Ludwig-Maximilian de Munich afirma que “todas las lenguas tienen su origen en algún lado, muchas veces no sabemos dónde. Pero en la época que tratamos aquí, el euskera no había venido de ninguna parte, ya estaba aquí cuando llegaron las demás lenguas. Bajo este concepto el euskera es la lengua más antigua de Europa.


Todas las otras lenguas son idiomas foráneos que vinieron del Este y que fueron tan influyentes, que podían imponer sus lenguas a los habitantes primitivos. […] el euskera es la única superviviente de toda una familia idiomática europea”.


Según esta teoría en Europa no hubo una única lengua, sino multitud de dialectos emparentados entre sí, de los que el euskera sería la única lengua superviviente. Por ello el euskera constituiría el último nexo lingüístico con las culturas de la Vieja Europa.


Pese a que muchos investigadores han intentado durante años, arrojar luz sobre los orígenes del euskera, lo cierto es que continúa siendo un enigma sin resolver. Es por ello que la lingüística oficial define al euskera como una lengua aislada, es decir, sin relación con ninguna lengua conocida, y cuyo parentesco con otras lenguas está aún por determinar.


Una lengua viva


Sin embargo, a pesar de que el euskera es una lengua tan antigua, es un idioma totalmente en uso en la actualidad y perfectamente integrado en la sociedad vasca, tanto en sus instituciones, como en sus empresas, colegios, hogares y la vida cotidiana de la población.


Aunque muchos vascos prefieran hablar en euskera en su día a día (el 33% de la población), todos son bilingües y hablan también perfectamente el español (o el francés, en su caso si viven al norte de los Pirineos). Por ello, quien visite el País Vasco, tiene la doble oportunidad de entrar en contacto, al menos con dos importantes lenguas: una de origen ancestral y única como el euskera, y otra, tan internacionalmente hablada como el español.


 Descubre todo aquello que no sabes sobre un idioma milenario, uno de los más antiguos del mundo, el Euskera.


Puedes aprender mas en la siguiente pagina de la Wikipedia:




http://es.wikipedia.org/wiki/Euskera





domingo, 21 de agosto de 2016

Desde hoy 24 horas de fiesta en Radio Nervión y Telebilbao. SI ESTAS FUERA, de BILBAO



Desde hoy 24 horas de fiesta en Radio Nervión y Telebilbao. SI ESTAS FUERA,

Se ve perfecto¡!!!!
 
 

FELIZ ASTE NAGUSIA¡! Txupinazos y petardos, fuegos, conciertos, komparsas, barracas, buen rollo, bilbainadas, teatro, musicales...y mucho más. 



JAIETAN GAUDE¡!!!! Zatoz gurekin¡!!!




sábado, 16 de julio de 2016

Detencion Punks Bilbao Aste Nagusia 1985


*


 Detencion de punkis - pies negros - hippies en fiestas de Bilbao de 1985, se les quita la ropa y se les corta el pelo.


Esa fue una primera actuacion del Ayuntamiento para que no vinieran mas, años despues usa tacticas mas indirectas, y con programar actuaciones musicales repelentes logra que a ningun punkrocker con dos dedos de frente le atraiga nada de estas fiestas en cuanto a conciertos se refiere.





jueves, 7 de julio de 2016

Mercado de la Ribera; mucho más que un Mercado

 
 
 
Desde muy pequeña he tenido la suerte de poder acudir a realizar las compras de alimentos frescos al Mercado de la Ribera. Digo suerte, por que gracias a ello he aprendido a comprar y comer alimentos frescos de muy buena calidad a muy buen precio. Todos los días mi madre realizaba y realiza las compras en los puestos que ahi se encuentran y por suerte, yo también puedo acudir prácticamente a diario a realizar mis compras.
 

Muchas personas de mi edad, deciden realizar las compras en grandes superficies, pero la verdad es que alguna vez que me he visto forzada a ello, la experiencia ha sido bastante mala.
 

Si comparo con los productos que compro en el mercado; la carne es más cara y de peor calidad (menos sabor y suelta mucha agua), el pescado es más pequeño y mucho menos fresco, los quesos son mucho más caros y tienen menos variedad, las frutas y verduras son de menos calidad y los precios más caros, los encurtidos y embutidos son más industriales y muy caros para su calidad.


Por todas estas razones compro en el mercado, pero hay otra muy importante para mi que es su profesionalidad y su trato humano. 
 

Mi carnicero es Emilio, mi pescatera es Pili, mi pollera es Inma, mi frutero es Felipe, mi quesera es Merche.....En cada puesto que compro está al frente un gran profesional y una gran persona a la que conozco desde hace muchos años, muchos de ellos son hijos de los que estaban en el antiguo mercado y que han cogido el relevo.
 

Para mi realizar las compras diarias es una tarea agradable y de la procuro disfrutar siempre que las prisas me lo permiten. No me limito a comprar de forma mecánica como sucede en las grandes superficies y cuando llego a un puesto lo primero que hago es entablar un diálogo cordial antes de realizar la compra.


Me gusta  el Mercado y me gustan sus gentes. Gentes llenas de vida que me facilitan mucho mi día a día y alegran mi paladar y mi estómago. Os aconsejo pasar a visitarlo y os animo a que hagáis  vuestras compras. ¡¡¡¡Estoy segura que vuestro paladar y vuestra salud os lo agradecerán!!!!! 
 
 
 
 

miércoles, 6 de julio de 2016

Así es El Tilo de Mami Lou

El tilo de Mami Lou Cupcake



El histórico café El Tilo reabre hoy sus puertas convertido en El Tilo de Mami Lou.


Imagina esta escena: gran empresa que tira de talonario, compra un local histórico de Bilbao y lo ‘recupera’, con escaso éxito, olvidando su esencia. Lo hemos visto más de una vez, ¿verdad? José Mari Zamacona no quería que eso le ocurriera a El Tilo. 

Él paso toda su vida detrás de la barra de este café histórico de Bilbao y cuando decidió jubilarse no quiso dejar ese pedacito de historia en manos de cualquiera. Además, no es sólo historia de Bilbao. El Tilo también es la historía de la familia Zamacona desde 1910.

El Tilo de Mami Lou

Pese a las ofertas, El Tilo cerró la persiana cuando José Mari se jubiló. De eso hace ya un año. Colgó el cartel de ‘se alquila’ y ¿sabes quién llamó nada más verlo? Alain y Natalia, el matrimonio que regenta desde hace 5 años la bakery Mami Lou Cupcake.

Hicieron esa llamada creyendo que jamás podrían permitirse aquel local, con el que tantas veces habían fantaseado al pasar. Y no ha sido nada fácil. Pero nadie como ellos podía recuperar El Tilo, mimando esa esencia que hizo de él un lugar especial. Desde hoy, es El Tilo de Mami Lou.

Todos hemos cedido y, al final, estamos encantados con el resultado

El tilo de Mami Lou Cupcake

Antes de continuar, vamos a responder la pregunta del millón estos días: ¿qué ha ocurrido con los frescos? Siguen intactos en las paredes de El Tilo de Mami Lou.

Por si acaso no sabes de qué te hablo, los frescos que decoran este local son una de las primeras obras del muralista bilbaíno Juan de Aranoa. Son escenas románticas del Bilbao de principios del siglo XX: una aldeana, una joven en carro de caballos y, por supuesto, el árbol que dio nombre al bar.

El Tilo de Mami Lou

Porque, ¿sabes de dónde viene el nombre de El Tilo?  Durante 132 años, un hermoso tilo presidió el paisaje del Arenal bilbaíno. Se convirtió en un emblema para la villa e inspiró a escritores y artistas de renombre.

Unamuno, Trueba, Ramiro de Maeztu y Ortega y Gasset crearon algunas de sus obras bajo su sombra. Incluso Zuloaga lo pintó para la Sociedad bilbaína Kurding Club. Y El Tilo tiene tanta historia como el árbol que le bautizó.

Nos quedamos ojipláticos cuando entramos a ver el local y el vestíbulo del edificio. Es maravilloso.
El tilo de Mami Lou Cupcake

No es para menos. El número 1 del Arenal, frente al teatro Arriaga, era la casa palacio del noble bilbaíno Jacinto de Romarate Salamanca. Y lo que hoy es El Tilo de Mami Lou, eran sus caballerizas.

El padre de José Mari, Pedro Zamacona, lo convirtió en un bar en 1910. Y lo hizo a conciencia. Ni siquiera las inundaciones del 82 consiguieron acabar con sus maderas nobles.

Durante más de un siglo, en El Tilo se han servido cafés con música clásica resonando en las paredes. Un pequeño oasis de tranquilidad para los bilbaínos y también para muchos de los artistas que venían al Arriaga, claro.

El tilo de Mami Lou Cupcake

Natalia y Alain saben lo que es respetar la Historia y las raíces. Su propio negocio, esa encantadora bakery de repostería belga, está inspirada en la abuela de Alain y sus recetas. Ahora, van a conjugarse dos historias familiares y la propia historia de Bilbao.

Y por cierto. El Tilo de Mami Lou nace con varias novedades respecto a su hermano mayor, que seguirá abierto en la calle Barrainkua.

Ya no va a ser todo dulce. Habrá algún desayuno salado y, sobre todo, un almuerzo ligero para el mediodía: focaccia de salmón ahumado y ensalada, o pan con jamón, tomate y ensalada mediterránea

El salmón, el pan, el aceite… Todos los ingredientes son de productores vascos. Hemos puesto mucho empeño en ello.

El tilo de Mami Lou Cupcake

  • La segunda novedad: ¡gofres! No podíamos tener una bakery belga sin gofres.

  • Y la tercera: tienen 2 grifos de cerveza. Han elegido La Salve. También tienen una selección de cervezas belgas especiales que maridan a la perfección con sus dulces.

Por lo demás, los dulces caseros deliciosos que han hecho famosa a Mami Lou: los cupcakes, bizcochos, cheesecake… Y esos batidos, smoothies de fruta fresca, chocolate recién hecho, cafés e infusiones.

El Tilo de Mami Lou

Todo está buenísimo, pero creo que no es sólo eso lo que nos hace volver a Mami Lou. Es esa sonrisa que encontramos siempre detrás de la barra, ¿no crees?

Bueno, desde hoy mismo les tenemos en pleno Arenal bilbaíno y recuperamos un café histórico. ¿Qué te parece?